Cómo mantener la industria de las energías renovables a través de soluciones rentables para test y mantenimiento electrónico.

Los sistemas de turbinas eólicas son propensos a desarrollar todo tipo de fallas dado el entorno en el que operan. La resolución de averías requiere más que tener el conjunto de habilidades de ingeniería y piezas disponibles.

Los operarios de campo necesitan tener acceso a la tecnología adecuada para solucionar problemas y reparar inversores, encoders y otros subconjuntos, manteniendo bajos los costes y reduciendo los residuos electrónicos.

El BoardMaster de ABI, un producto fabricado en el Reino Unido y utilizado en todo el mundo, ayuda a los operadores y fabricantes de equipos originales a mantenerse al tanto de sus necesidades de reparación.

La industria de las energías renovables sigue creciendo impulsada por una demanda cada vez mayor de alternativas más limpias a las opciones nucleares y de combustibles fósiles. Se prevé que los mercados nacionales de energía renovable crezcan con fuerza en el próximo decenio.

Unos 120 países tienen varios objetivos políticos para las cuotas de energía renovable a largo plazo, incluido un objetivo del 20% de toda la electricidad generada para la Unión Europea para 2020. Algunos países tienen objetivos políticos a largo plazo mucho más elevados, de hasta el 100% de energías renovables.

Fuera de Europa, un grupo diverso de economías emergentes tiene como objetivo alcanzar cuotas de energía renovable en el período 2020-2030 que oscilan entre el 10% y el 50%.

Entre las principales tecnologías, la energía eólica seguirá siendo la fuente de energía limpia más extendida. Los informes indican que la energía eólica podría alcanzar los 2.000 GW en 2030 y suministrar hasta un 17-19% de la electricidad mundial, creando más de 2 millones de nuevos puestos de trabajo y reduciendo las emisiones de CO2 en más de 3.000 millones de toneladas al año. Para 2050, la energía eólica podría proporcionar entre el 25 y el 30% del suministro mundial de electricidad.

"ABI electronics boadmaster"

Las turbinas eólicas modernas requieren una variedad de sofisticados sistemas electrónicos de potencia para funcionar.

Las tarjetas controladoras microprocesadas, los inversores de potencia y las placas de circuito impreso de comunicación son algunas de las tecnologías que normalmente se alojan en una turbina o se almacenan justo al lado de ella. Estos delicados sistemas necesitan operar bajo condiciones muy difíciles, con vibración, humedad y temperaturas extremas, siendo algunos de los elementos comunes que ponen a prueba la electrónica y pueden tensionar un circuito más allá de su capacidad.

Los técnicos que atienden a cualquier generador que deja de funcionar o se comunica con la red, suelen tener que escalar cogiendo múltiples tarjetas electrónicas de repuesto para resolver el problema y provocar otra complicación: ¿qué se debe hacer con la tarjeta que ha fallado y que normalmente es cara? Obtenerlo fuera del sitio en sí mismo podría ser lo suficientemente difícil como para requerir que los administradores expidan permisos especiales y papeleo.

Y, ¿qué pasa si la pieza necesita ser enviada al extranjero para su reparación? Las reglas del gobierno para la exportación temporal varían tan ampliamente, que normalmente añaden costos impredecibles, adicionales a la frustración de tener que lidiar con agentes aduaneros de lento movimiento.

Teniendo en cuenta que los parques eólicos están poblados por cientos, si no miles, de máquinas, la enorme variedad de diseños, marcas y capacidad significa que es virtualmente imposible tener piezas de repuesto disponibles para cubrir las múltiples averías que con toda seguridad se producirán después, por ejemplo, de una tormenta tropical.

Y si la industria existe para reducir el impacto sobre el medio ambiente, lanzar PCBs en la llamada “pila de huesos” va totalmente en contra de la ética de la mayoría de los actores de las energías renovables.

Manténgalo verde, manténgalo rentable.

mantenimientoCompañías como GE Renewable están invirtiendo en instalaciones de reparación interna para proporcionar reparaciones ágiles y de bajo costo en sistemas de turbinas eólicas que fallan, lo que produce un mejor retorno de la inversión para los operadores de parques eólicos en contratos de mantenimiento, al tiempo que reduce el tiempo de inactividad.

Técnicos cualificados pueden solucionar problemas y reparar las placas de circuito impreso independientemente de su antigüedad y de si han sido fabricadas o no por GE.

El equipo que lo hace posible es fabricado por ABI Electronics en el Reino Unido. El BoardMaster de ABI ofrece lo último en diagnóstico y cobertura de fallas en una configuración flexible de sobremesa. Hay más de 25 pruebas diferentes que se acomodan a múltiples requisitos.

Gracias al software de última generación de ABI, el usuario de BoardMaster puede confirmar de, forma rápida y segura, los fallos de las placas de circuito impreso retiradas de la turbina y aislar el componente que suele ser de bajo coste.

Las tarjetas que suelen estar valoradas en varios miles de euros pueden, por tanto, volver a ponerse en servicio rápidamente. Los sólidos datos operativos adquiridos y registrados por el BoardMaster pueden indicar qué componente es probable que falle, cuándo, en qué turbina y cómo se pueden evitar los problemas antes de que ocurran.

Los ingenieros de campo de nivel superior pueden crear rutinas de prueba fáciles de seguir que proporcionan contenido interactivo e instrumentación preestablecida y compartirlas con los operarios de campo de cualquier parte del mundo.

Estos archivos pueden ser cargados en cualquier BoardMaster o PC con Windows que ejecute el software Ultimate de ABI por usuarios a los que se les haya concedido permiso para hacerlo. El registro y reporte de fallas en tiempo real proporciona datos confiables y definitivos que pueden impulsar los indicadores de desempeño y las evaluaciones del ciclo de vida.

Fuente: William Santos. Director comercial en ABI Electronics (UK)